EVAPORACIÓN

Misterio de HeatSavr

Hay personas que no pueden imaginar ni creer cómo pueden ahorrar energía con un simple gesto como es verter un líquido en su piscina. Por otro lado, algunos esperan un ahorro mayor de lo que les puede proporcionar el producto.

No hay milagros ni hechizos, hay leyes de física, y HeatSavr, flotando sobre el agua, las cumple al pie de la letra.

En literatura aparecen valores distintos sobre la evaporación; algunos hablan de que la evaporación es la responsable de entre un 70% y 90% de las pérdidas de calor de piscinas. Esto puede y no ser cierto, ya que depende de muchísimos factores.

Todo el misterio de HeatSavr está en la reducción de la evaporación hasta en un 50%, por lo que el factor de ahorro dependerá solamente del grado de evaporación. Cuando desde una piscina se escapa la energía solo a través del proceso de evaporación, el ahorro de energía global proporcionado por HeatSavr será del 50% . En el extremo opuesto, sería un caso en que no se diera la evaporación, HeatSavr dejaría de actuar por completo.

El ahorro en condiciones comunes se sitúa entre dichos extremos. Dependiendo del tipo de clima, la eficiencia de HeatSavr aumenta o disminuye. Conociendo la evaporación podemos sacar el máximo provecho de las propiedades de la manta líquida y evitar un despilfarro del producto en los días (o meses) con evaporación baja.

En las gráficas se ve el desarrollo de evaporación diaria en condiciones climáticas variadas igual que el ahorro proporcionado por HeatSavr, ligado a la evaporación.

Hay que tener en cuenta que detectar un ahorro de energía del 25% puede resultar sumamente difícil para alguien sin conocimientos técnicos. El ahorro se suele encubrir fácilmente a no disponer de termómetros fiables, calorímetros, aparatos de dosificación precisos, o por haber cambiado los precios de energía y productos químicos, condiciones exteriores e interiores…

Es más fácil detectar ahorros del rango del 20% o inferiores tras un periodo más largo de pruebas, 6 meses o más, limpiando siempre los resultados de posibles cambios en los precios y climatología.

Evaporación y otros procesos térmicos

La piscina pierde calor a través de varios procesos. Su distribución varía a lo largo del día y con patrones específicos para distintas estaciones del año. Es más, todos estos procesos pueden cambiar el signo, es decir, de pérdidas se convierten en ganancias.

En este artículo no entraremos en el tema de calentamiento de agua natural por la radiación solar incidente ni la calefacción forzada, ya que dependerán del lugar, tipo de instalación y otros tantos factores. Tampoco abarcaremos la influencia de los bañistas. Sólo nos enfocaremos en los procesos que se pueden generalizar, que nos permitirán estimar el ahorro potencial de HeatSavr.

El calor de una piscina se pierde por:

  • evaporación (las moléculas de agua se llevan consigo el calor que fue necesario para convertir el agua líquida al estado gaseoso: el vapor)

  • convección (el aire fresco corriendo por encima del agua se lleva una parte del calor, enfriando así el agua)

  • radiación (el agua, como un cuerpo más caliente, irradia la energía hacía el cielo u objetos adyacentes, cuando tienen una temperatura más baja)

  • conducción (el calor se escapa por las paredes y fondo hacia el subsuelo que está a una temperatura más baja que la piscina)

  • renovación (cuando se repone el agua de la red que está a una temperatura más baja que la piscina) 

Es interesante saber que los mismos procesos pueden aportar calor a la piscina:

  • condensación (el vapor de agua condensa sobre la lámina de la piscina)

  • convección (el aire caliente corriendo por encima del agua cede una parte del calor, calentando así el agua)

  • radiación (el cielo u objetos adyacentes, como cuerpos más calientes, irradia la energía hacía el agua, un objeto más frío)

  • conducción (el calor entra por las paredes y fondo desde el subsuelo que está a una temperatura más alta que la piscina)

  • renovación (cuando se repone el agua de la red que está a una temperatura más alta que la piscina) 

Pueden darse situaciones mixtas, en que una parte de los procesos actúa en plan de pérdidas, y la otra, en el de ganancias. En ciertos instantes puede suceder hasta un equilibrio, sin pérdidas ni ganancias de calor en el marco de algunos de los procesos.

La intensidad de las pérdidas o ganancias de calor a través de los cuatro mecánismos depende de muchos factores, como la temperatura del agua, humedad y temperatura del aire, velocidad y dirección del viento, presión atmosférica (altura sobre el nivel del mar), temperaturas del agua de la red, humedad y temperatura del subsuelo (y su composición), nubosidad del cielo, dimensiones de la piscina, material y conductividad térmica de las paredes, relación entre la parte enterrada y elevada sobre el terreno, tipo de piscina (skimmer, rebosadero)…

Entre todos los mecánismos, HeatSavr solamente puede ‘engañar’ a la evaporación. Pero como se trata de un proceso dominante, el ahorro inducido por esta manta líquida será importante.

Eficiencia de HeatSavr en las provincias de España a lo largo del año

A continuación se dan ejemplos de la eficiencia de HeatSavr para diferentes climas de España. Solo se evalúan los efectos de los cuatro mecánismos térmicos sin considerar el aporte de energía por el sol ni calefacción. Las pérdidas se evalúan para una piscina exterior, de una superficie de 50 m2 y volumen de 50 m3. Se trata de una piscina de hormigón con la lámina a nivel del terreno de tipo infinita, es decir, con rebosadero. Se desglosan ejemplos para diferentes temperaturas de agua.

Los cálculos se basan en valores normales de las humedades y temperaturas del aire, igual que las del agua de la red y velocidades del viento, para todos los meses del año.

Las pérdidas (ganancias) de energía horarias se evalúan en unidades de MJ/h (megajulios por hora), comprendido puramente como el calor perdido (adquirido) por el agua. Para mantener la piscina a la temperatura de referencia, deberíamos aportar a la piscina un calor equivalente. Sin embargo, hemos de tener en cuenta la eficiencia de cada tipo de calefacción, con que la energía realmente consumida por la caldera será mayor que el calor aportado a la piscina, a no ser que se emplee una bomba de calor.

SUBIR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies